Noticias

Vino medicinal

 

La razón de esa reconfortante sensación puede encontrarse en su origen medicinal ¡Aviso a navegantes! Esto no significa que podamos tomarlo como un jarabe, aunque sería genial, qué duda cabe. Pero son perfectamente conocidos los perniciosos efectos de cualquier ingesta excesiva de alcohol.

Sin embargo, es cierto que la originaria combinación de la que derivó el vermú se denominó vino hipocrático o vino de hierbas. Este licor, elaborado a base de plantas y vino, tenía una finalidad medicinal. Y fue creado por Hipócrates, célebre médico y filósofo de la antigüedad, de ahí su nombre.

Su receta, de la que también se tienen referencias anteriores en Egipto, se extendió a otras zonas de Europa como los Balcanes y Alemania; originando diferentes versiones siempre con propósitos curativos.

 

¿Qué es el vermú?

 

El vermú es un vino macerado en hierbas aromáticas, principalmente ajenjo o absenta. Planta que en alemán se denomina Wermut. Así llamaba también el pueblo germano a una receta similar y por ello, fue adoptado por los viticultores italianos y franceses cuando mejoraron la fórmula y popularizaron este glamuroso licor.

El vermú se macera en una combinación de entre 40 a 80 plantas, además del ajenjo: raíces, flores, hierbas, especias y frutas. La composición de cada marca, artesanal o industrial, es lógicamente un secreto que se guarda celosamente.

 

Sí es posible conocer algunas de las empleadas frecuentemente en el vermú rojo: pensamientos, frambuesa, díctamo de Creta, raíz de lirio, árbol cascarillo o algunos tan exóticos como canela de Ceilán o clavo de Madagascar. El vino se macera entre hierbas y un poco de alcohol durante dos semanas; dando vueltas en un recipiente denominado tamburo. Posteriormente se añaden el azúcar o el caramelo y se deja en reposo.

 

¿Vermú blanco o rojo?

 

El vermú rojo se elabora a partir de vino tinto y es dulce. Su fórmula procede de los viticultores italianos. Popularmente se atribuye su creación a Luigi Rossi y Alessandro Martini en Turín hacia finales del siglo XIX. Ambos fueron los fundadores de la célebre marca que lleva sus apellidos y obtuvieron la primera licencia de vermú de la historia.

 

El vermú blanco tiene su origen en Francia. Elaborado a partir de vino blanco, es más seco y posee una mayor graduación alcohólica.

 

El licor más glamuroso

 

Decíamos al principio que el vermú es el aperitivo chic por excelencia. Su refinado sabor y aspecto, junto a una elegante presentación con la cristalería adecuada y los adornos precisos aportan glamur a cualquier evento.

 

El hecho de que fuese popularizado en el cine por el impecable James Bond contribuyó a incrementar este halo de glamur. Aunque antes que el intrépido agente 007, actores como Glenn Ford, Frank Sinatra o Cary Grant alabaron públicamente las virtudes del vermú, convirtiéndolo en un símbolo de elegancia y refinamiento. Sin olvidar la sensualidad que destilaban los anuncios de la marca más popular de vermú; protagonizados por actrices como Charlize Theron o Mónica Bellucci junto al otrora famoso “chico Martini”.

 

Quizá podamos transformarnos durante unos segundos en uno de estos glamurosos personajes mientras disfrutamos del sabor de uno de nuestros sugerentes vermús frente a la playa de Ereaga en La Veranda Café del hotel Igeretxe. ¿Te animas a probarlo?

 

Enlaces de interés:

Museo del Vermut de Reus